Canal RSS

Archivo mensual: noviembre 2010

Perspectivas

Publicado en

O ya estoy sufriendo los males de la tercera edad, o el cambio climático sí ya está muy cabrón (bueno, sí lo está, de eso no hay duda), o estoy muy sensible, o todo junto; pero ya todos los días que he ido al df en estos últimos dos meses he sentido un frío medio cabrón, lo que nunca en el defe.

Y como se supone que nunca hace frío en el defe, y menos un frío perrísimo como el que hace aquí en el pueblo, pues siempre me voy al bien primaveral, si acaso con un suetercito ligero, y sopas que en la tarde ya siento frío y no tengo más nada con que taparme, y mi garganta tan chafa que tengo, y toda mi colección de veinte mil bufandas que tengo guardaditas en mi closet pueblerino, y entonces ya van un chingo de veces que al otro día se me cierra la garganta, y entonces aplico el remedio prohibido de automedicarme, y entonces después de dos días de que sí y de que no me enfermo, y siempre no me enfermo, pero tengo que dejar de hacer ejercicio, y abrigarme como si estuviera en Alaska, y comer sopitas y sentirme más de la chingada por mugre debilucha. Y al tercer o cuarto día ya me siento bien, y al quinto vuelvo a ir al defe y la misma cantaleta: se me vuelve a olvidar llevarme chamarra y bufando y/o rebozo y siempre es la miiiiiisma historia.

Y hoy, pues otra vez con la garganta cerradísima, no puedo ni respirar, me duele horrible cuando trago saliva, pero parece que otra vez no me voy a enfermar, pero mientras no podré hacer ejercicio nuevamente, y entonces me siento cerdísima y me doy una hueva impresionante por cómo funciona mi pobre cerebrito, si de verdad me conocieras.

Y luego últimamente me ha pegado la crisis horriblemente, (“mente” y “mente”) y ya estaba yo como todos mis compañeritos muertosdehambre contando los días y las horas y los minutos para la quincena, y que llega la quincena en CEROS!!!!! Y la pendeja de la administradora-contadora-celadora-cara de perro que me dice con su cara de pendeja (sí, pendeja mil veces) : “no, pus con la novedad que te descontaron todos los días que te fuiste de vacaciones”.

O SEA NO MAMESSSSSSSS!!!!!  De veras que aquí tu capacidad de asombro se abre así ilimitadamente. A ver pendeja, pero para eso yo meto mi oficio de vacaciones pinche mil días antes, para que pase por las mil instancias que debe de pasar, para que lo firmen y lo autoricen desde el puto gobernador hasta el puto perro que se orina en las llantas de mi coche afuera del trabajo y la señora de los dulces y entonces ya cuando el oficio peregrinó por todas las instancias habidas y por haber, termina en las oficinas donde pagan para que no me llegue ningún puto descuento.

Además, pendeja, explícame tú cómo me pueden descontar veinte días por supuestas faltas, cuando se supone que no puedes faltar así nomás, y que si lo haces, al tercer día consecutivo ya quedas automáticamente despedido. O SEA PIENSAAAAA PENDEJA, Y CONTÉSTAME. Y luego: “no pero con la novedad que hasta le debes a quiensea que te haya descontado, (uno se imagina así una puta oficina en el fondo de la tierra donde reciben nuestras checadas de entrada y salida y donde entes así indefinibles deciden cuánto te descuentan), porque tu quincena no dio para tanto descuento, así que todavía te van a seguir descontando para la otra quincena o para el aguinaldo o ve tú a saber”.

O SEA NO MAMESSSSSSSS!!!!!! A ver, respira hondo y profundo y cuenta hasta mil. Esto no puede estar pasándome, estoy mal de mi garganta, por el amor de los dioses, y cuando estoy mal de mi garganta no funciono, punto. Y me siento muy débil y desprotegida y vulnerable y quisiera estar en mi camita y me acuerdo que de niña siempre que me enfermaba de la maldita garganta (o sea todo el tiempo) nadie me cuidaba y estaba más sola que nunca y quiero llorar. Y luego, neta que ya estaba subsistiendo a base de moneditas y estaba esperando cual vil mortal la mugre quincena y NO MAMES, ¿por qué, dioses, por queeeeeeeé?

Y la pendeja: “no, pero deja hago  llamadas para ver qué onda y te lo tienen que regresar y…” PUES SÍ, PENDEJA, ÉSE ES TU TRABAJO ASÍ QUE APLÍCATE.  Y llama y reclama enfrente de mí para que yo vea que está realmente preocupada y cuelga y con la novedad de que nadie sabe nadie supo quién se equivocó, y que ahora procede hacer pinchemil oficios para que enmenden el error, y con la novedad de que el proceso de reembolso tarda tanto que, si todo sale bien, si mis plegarias son escuchadas, veré  mi dinero por ‘ai de enero, febrero o marzo. SÍ, SEÑOR, MARZO!!!!!!!!!!!!

Pero  no olvidar la pequeña frase: si todo sale bien, si los pinchemil oficios pasan por las mil instancias que deben de pasar.

O SEA NO MAMES!!!!!!!!!!!!!!!

Y ahora, me destrozaré los dedos de aquí hasta marzo, a veeeeeeer si de verdad me llega mi puto dinero. Y es que eso es lo peor de todo, deja tú que me hayan descontado, total. Deja tú que “es que sí te lo devuelven”, total. Deja tú que se tarden veinte meses, total. El daño ya está hecho porque fue un madrazo para yo y mis nervios, la gastritis y la colitis otra vez, y de aquí a que me lo devuelvan no dormiré en paz, independientemente de que sea o no una fortuna.

Pero lo peor, es que hace un momento me visitó una chica que dejé de ver hace tres años.  Linda. Humilde, económicamente. Estaba estudiando su carrera, ya terminó. Simpática, sencilla, siempre está sonriendo (ay, enséñame a sonreír).

Y que me cuenta… y que me cuenta que a sus dos hermanos, más jóvenes que ella, en estos dos años, les dio insuficiencia renal. Primero habían operado a su mamá. Después a un hermano la insuficiencia, después, su otra hermana. El hermano está deshauciado. Le ofrecieron un riñón, pero él no lo quiso porque no le garantizaban nada. Y yo queriendo preguntarle cómo es que no lo quiso, cómo es que aceptó la sentencia de muerte así nomás, cómo es que no intentó, cómo es que no luchó por vivir, cómo es que puede vivir ahora, esperando. ¿Cómo puedes vivir con el plazo establecido?????? Yo lucharía, yo intentaría, yo ME NEGARÍA A ACEPTARLO, como siempre, me negaría a aceptar lo venidero. Digo, todos vamos a morir y yo puedo morir mañana mismo, pero la gran diferencia está en SABER cuánto te queda. Y me muero por preguntar todo eso pero claro que no lo hago. A la hermana le trasplantaron un riñón, pero tiene que ir al defe todo el tiempo para tratamiento y medicinas, y si bien le va, el riñón le durará diez años. Y ella, mi amiga, feliz como siempre, dice “fue horrible, no sabes lo que pasamos” pero ahora sigue sonriendo. Y yo “no mames, y siguió estudiando y trabajando y soportando”.

Y me dice con toda la sencillez y sabiduría y aceptación del mundo: “es que hay que salir adelante”. Esa pinche frasesita tan manoseada pero mira, qué justa ocasión para usarla en su justa expresión. Y yo, ojalá que nunca sepa lo que significa vivir esa frase. ¿Ya ves? ya estoy pensando pura estupidez, porque me siento más mosca y más mosca y no atino.

O sea, ahora resulta que después de contarme lo que le pasa, hasta va a terminar consolándome a mí.

Y yo como siempre, sin saber qué decir. O sea, ¿es que qué puede decirse en estos casos? Pedir disculpas e irte a esconder debajo de una piedra.

Yo nunca he estado en un hospital como paciente. Y de visita, sólo he ido cuando a mi papá le quitaron la vesícula, nada del otro mundo, pero sí que recuerdo que  es algo horrible horrible rozarte con la enfermedad y el dolor ajenos. Nunca me he roto un hueso. Creo que ni a c
icatrices llego.

Y sin embargo, me odio porque soy un manojo de nervios. Nací con los nervios destrozados y de ahí en picada. Me atormentan muchas cosas, como:

– El cambio climático

– Los perros callejeros, quisiera adoptarlos a todos.

-La pobreza mundial

– La paz mundial.

– Que se va a acabar el agua

-La sobrepoblación

– “Que ya nadie lee”! horror!

– Que ya nada es como antes

– Los niños violados

– Las muertas de Juárez y de todos lados

– La violencia del narco (¡el niño sicario, por los dioses!!!)

– Y así puedo seguirle

¿Ya ves qué chafa????????? O sea, ¿eso quéeeeeeeee? Es como decir nada, NADA!!!! Es como nunca haber leído cualquier puto libro de historia elemental. Es como decir: mi preocupación del día es si hago del baño en el trabajo o si puedo esperarme a llegar a mi casa. Hazme el puto favor!!!!!

¿A poco no es lo mismo?!!!!!!!!!!!!!

 

Sí, definitivamente, a mi amiga debí pedirle disculpas y acto seguido irme a esconder bajo una piedra.

2.0

Publicado en

Pues sí, como decía, los  blogs que sobreviven con éxito son los temáticos: los de moda, tecnología, autoayuda, literatura, finanzas, reseñas, periodísticos, y así. Los personales ya valieron, sobre todo considerando el éxito bárbaro que tuvieron en un principio.  Para mí, es un signo más de decadencia. Como si al mundo le interesara.

Como si hubiera cosas más importantes y otras menos importantes. Como si volvieras a esconder tus cosas bajo la alfombra, porque descubriste que no eras el único, como pensabas; porque descubriste que otros sufren más y mejor que tú, o por lo menos lo expresan más y mejor y más bonito, pero el caso es que NO ERES EL ÚNICO, oh desgracia, y tú que te creías tan especial.

Y entonces volvemos (los que fueron a algún  lado) o probamos lo seguro, lo “útil”, lo práctico que todomundo quiere, lo que no hace daño, lo aséptico. Y para lo otro, total, 140 nos sirve, y eso para algunos que todavía sonríen, que saben que es un juego –que todo es juego y que el juego es algo serio y que la palabra agonía es grande y divertida y trágica- y saben que todo pasa; porque también el twitter cada vez más se vuelve una cosa temática: tecnología, letras, moda, fi-lo-so-fí-a (¿cómo chingados no?) y ¿por qué no?: “Redes sociales”. Ja. Y los samaritanos te bombardean tu timeline con links ad nauseam de páginas y anexas con nombresitos tipo “Redes sociales en la era de no sé qué, el futuro de los libros en la era de no sé qué, las humanidades en la era digital, la importancia de las redes sociales en las humanidades, la  importancia de las redes sociales en el quehacer político, las redes sociales dominarán y salvarán al mundo, las redes sociales se perfilan para…” y así.

Claro, porque pus todo debe tener una utilidad, ¿no? Y servirnos para algo, para algo aquí y ahora y en este mundo raudo multi-(insertar aquí lo que se te ocurra).

Decadencia y más decadencia.

Se confunde lo “auténtico” con lo “literal”.

Porque con 140 caracteres basta para decir lo que queremos decir, para qué más palabras, dicen los que saben. Como si este mundo se distinguiera por la brevedad y la sustancia a la hora de hablar. Cuando lo que rige es el blablablá. Por favor.

 

 

¿HAY ALGUIEN AHÍ, POR EL AMOR DE TODOS LOS DIOSES?!!!!!!!

 

 

 

Sí, claro que hay alguien, si ahora la vida está en los malditos internets. De hecho, TODOS están aquí. Y los que no, pues simplemente no existen.

Sí, claro que hay alguien, pero detrás de su respectivo monitor, o iphone.

Sí, claro que hay alguien. Siempre hay alguien, cómo de que no.

Es decir, como que por un momento, sólo por un momento, pareció que sí podías conocer a alguien desde tu casa, sin fronteras de por medio.

Pero no, siempre no. Sólo “pareció”.

No me malentiendas, el “no” de la línea anterior no es un “no” absoluto. Claro que puedes conocer a alguien, de que existe la posibilidad, existe la posibilidad. Claro que todavía hay blogs personales que derraman vida por todos lados. Pero el caso es que, como en toda la vida, como por los siglos de los siglos amen, como antes, como allá afuera, como siempre, resulta igual de difícil.

Conocerse sigue siendo de frikis.

Conocerse no es útil ni práctico ni analítico ni informativo.

Conocerse sigue siendo un milagro, sigue siendo un regalo, sigue siendo un cruce de trenes.

———————————-

(Hay todo un género de blogs vivito y coleando que me gusta mucho leer: los de chicas (sí, no he encontrado uno de hombre) latinas que se fueron a vivir al extranjero. Actualizan muy seguido, son blogs sinceros, “auténticos” diría fulanito. Nada como verte arrojada a otra realidad para cuestionarte sobre ti, sobre tu familia, tu país anterior, tu país nuevo, el día  a día, la distancia.

Además, prácticamente en todos los casos, están viviendo en  otro país porque se enamoraron de un extranjero y se casaron y decidieron irse al país de él. Y luego, por si eso no fuera poco, se conocieron y enamoraron por internet. Se me hace loquísimo. Pero loquísimo-bonito. Es ese tipo de cosas que todavía me asombran y no dejan de asombrarme).

Aniversario de mi blog

Publicado en

Hace tres meses este blog cumplió un año.

Recuerdo que me costó mucho trabajo abrirlo porque no le hallo a la tecnología, además de que lo abrí en un momento impulsivo, donde sólo atiné a ponerle cualquier url y cualquier nombre, como puede apreciarse. Cuando me di cuenta de que la url ya no puede cambiarse, me dio infinita flojera abrir uno nuevo con un nombre más decente y mejor pensado y menos pitero y balconeador.

A un año de distancia, puedo decir que:

-Llegué tarde al mundo bloguero, como siempre, yo llegando tarde a todos lados. Cuando lo abrí, los blogs empezaron su ocaso por culpa de twitter: todomundo abrió su cuenta twittera con la consecuencia de que dejaron de postear con tanta frecuencia o simplemente dejaron de postear y punto.

Meses después, me decidí a abrir mi twitter también, sólo para descubrir que también llegué tarde, porque la euforia ya había pasado. Y ahora, la euforia es el tumblr. Todo cada vez más cerrado, más claustrofóbico, más palabras al vacío, más y más efímero, en tiempo y espacio.

Sin embargo, yo sigo quedándome con los blogs. Aquí puedes subir texto, imágenes, videos, música, etc. ¿Para qué tanta fragmentación, entonces? ¿para qué el twitter, el posterous, el tumbrl, el flickr, y tantos etcétera?

¿por qué la extensión, la divagación, el hablar (hablar verdaderamente) con uno mismo, se vuelve una desventaja, algo negativo, y todo lo que no quepa en 140 caracteres sale sobrando?

Los blogs (los que leo, los que quiero escribir, por los que llegué a estos lares) me parecieron, me parecen y me siguen pareciendo el espacio con más sinceridad, verdad, vida y dolor que he encontrado.

En la época en que tuvieron su boom, fueron los blogs personales los que florecieron: los diarios, las reflexiones, los recuentos del día a día. Los había jocosos, sinceros, patéticos, dolorosos, alegres, sencillos. Hubo quien subía fotos, o quien lo usaba para sacar sus miedos, inseguridades, odios. Hubo quien hacía chistes, o ponía citas citables, o se aventaba cuentitos pseudo biográficos irónicos geniales.

El caso es que los blogs personales eran los que más éxito tenía, y quiero pensar que tal vez fue una necesidad de introspección, de lanzar botellas al mar esperando una respuesta, los comentarios eran sumamente importatnes, la mayoría de los autores los respondía y se hizo como una comunidad bloguera que en algún momento tuvo la necesidad, sí, la ne-ce-si-dad de conocerse en persona. Quiero pensar, entonces, que había necesidad de hablar y de escuchar, de conocer, de relacionarse. Porque además era como si en los blogs se quitaran las caretas, e independientemente de que allá afuera gozaran de “popularidad” o de “normalidad”, venían aquí y decían “me siento mal, me siento triste, me siento una luser total, nadie me quiere, me siento fea, me siento gorda, me siento tonta, soy insegura, soy tímida, estoy deprimida, me siento sola, nunca triunfaré en soledad” y así.

Supongo que todos nos sentimos así, somos un manojo de complejidades y de distintas caras, pero casi nadie lo acepta, lo reconoce y lo dice. E intentar conocernos en todo nuestro esplendor, y no sólo en la parte “bonita” se llama madurez y carácter. Y encontrar espacios en donde la gente se sincere así, y exprese su dolor y su miseria y sus alegrías y sus tristezas (parece comercial barato esto) me parece simplemente maravilloso.

De verdad, en ciertos blogs he encontrado más dolor, verdad, Vida, y belleza que en ningún lado. Bueno, también en la literatura. Y en las películas. Y en la fotografía. Y en las pinturas. Pero es diferente.

Y me parece todavía más hermoso que haya personas que se conocieron por medio de los blogs y que se convirtieron en amigos del alma. El que haya un solo caso así ( y lo conozco, y son varios casos) hace, a veces, que recupere la fe en…, que recupere la fe, nomás. A veces.

Suele pasar que aquí afuera, de pronto es difícil llegar a conocer a alguien. Hay mucho ruido (la apariencia física, los prejuicios, los malentendidos, la distancia, el espacio, en fin, no acabaría). Te puedes relacionar, puedes compartir buenos momentos, buenos tragos, buenas conversaciones. ¿Pero en qué momento conocemos a alguien al grado de poderle decir: “me siento de la chingada, fulano me cae como una patada en los huevos, soy insegura, tengo tales miedos”? ¿Alguna vez podemos escuchar algo así? Sí, con nuestros amigos más cercanos, luego de un tiempo de convivir, a lo mejor después de compartir algo que los une, después de romper varias barreras, y dependiendo qué tan fácil se te den las relaciones sociales.

Insisto, me parece conmovedor mil veces que alguien con mil amigos, talentoso, hermoso, guapo, inteligente y que lo ves divirtiéndose allí y acullá, venga a su blog y diga:”el mundo me duele, estoy solo, el mundo ya fue, vivo aburrido”.

Pero en fin, todo eso ya se acabó.

Y yo cada vez escribo menos y más chafa todavía, para variar.

Tengo twitter (casi ya ni lo uso), quiero abrir mi tumbrl (¿o sea…?), pero definitivamente me quedo con el blog como mi preferido, donde puedo escribir lo que me avergüenza de mí, lo que me duele, lo que odio, lo que me purga, mis cosas más piteras, mis más bajas pasiones (ay, ni a eso llego, la verdad).

-Sí, otra cosa que he descubierto gracias a la introspección de mi blog es que hasta mi lado chafa que vengo a ventilar por acá está bien pitero. Ni a bajas pasiones llego ni tengo secretos así oscuros ni vengo a demostrar mis grandes talentos ocultos ni nada por el estilo.

Es simplemente mi perenne parte inmadura y cursi y berrinchuda y párale de contar.

-También descubrí que así como digo una cosa, digo otra: Odio a la gente, y amo a la gente.

El mundo me vale verga y el mundo me duele hasta las  venas.

Quiero estar sola, me gusta estar sola, puedo estar sola, y a veces no quiero estar sola. O siempre, no sé. Digo, si de veras quisiera estar sola no habría abierto un blog, en primer lugar. Estuviera escribiendo esto en un cuaderno que guardaría bajo llave en mi baulcito del tesoro.

Por cierto, últimamente se ha intensificado esta sensación: cuando estoy con amigos, o en buena compañía, me descubro queriendo estar sola, en mi cuarto, en un bar, en un café con un libro, en el jekemir de Regina en una mesa sobre la calle, mirando a la gente, caminando, etcétera. Puedo imaginármelo con tanta intensidad, “ah, qué bonito”, pienso y me fugo. Y cuando estoy sola, me imagino en buena compañía “ah, si estuviera fulanito conmigo, cuántas cosas le contaría y me contaría y nos reiríamos a toda carcajada”.

-Estoy loca.

-Y bueno, no precisamente gracias al blog, pero en el último año ha sido el más especial de mi vida hasta ahora. La loquera empezó a dar frutos, el blog, la escuela, muchas cosas se acomodaron en mi cabeza, me cayeron veintes muy cabrones, el desierto, encontré Maestros así con mayúscula que me ayudaron a madurar un poco o un mucho.

Cambié. Más para bien que para mal.

Y mi blog me ha acompañado en todo eso. Y aunque es mi parte vergonzosa y mi patito feo, no puedo renegar de eso. ni venir a hacerme la seria y madura y “sólo hablo de altos temas culturales porque ya crecí”. Además, ya estoy acostumbrada a la ezquizofrenia, qué más da seguir pasando por “normal” allá afuera y venir aquí a seguir hablando conmigo misma y sacar mi eterno lado adolescente de “elmundomeodia”.

Sonrisas.